www.granvaleria.com

atletismo

El Teatro en las Jornadas Romanas por José Temprado

 

 

 

 

 


La idea inicial del teatro surgió de Teo y Julián, después de las primeras jornadas, cuando prepararon, con los chavales más jóvenes, una obra de Plauto, el Miles Gloriosus, en una versión un poco difícil y compleja. Pocas semanas antes, un grupo de chicos se echo atrás, aunque parte del grupo sí se había preparado el texto y

 

hubo que contratar un grupo de fuera. Para el año siguiente (2003), contaron con el grupo de gente más mayor y nos fueron repartiendo a primeros de junio el texto, que era el mismo Miles Gloriosus en una versión más asequible.

Después de algunos cambios de personajes por diversos motivos, comenzamos los ensayos en la iglesia, con la colaboración por parte de Carlos en la dirección y coordinación de diversos sujetos cuyos conocimientos escénicos dejabamos mucho que desear. Con los nervios propios de tener que salir a representar delante de tanta gente una obra larga y dificil como el Miles, hicimos los últimos ensayos a principios de Agosto, con el handicap de que nunca llegamos a ensayar todos juntos excepto el día de la actuación, haciendo unos el papel de
los otros que faltaban.
Cuando llega el día de la representación, después del montaje del
escenario por la mañana, una tormenta nos lo tira a las seis de la
tarde, teniendo que ponerlo de nuevo en pie en dos horas, con toda la genta del pueblo ayudando y colaborando para que a las nueve pudiera dar comienzo la representación. Con los fallos propios de sonido por los micros y los nervios naturales de la escena, salimos airosos, con un Tino espléndido improvisando buena parte de su papel, con gran regocijo y carcajeo del público y un Fernando desconocido para todos en su papel de esclavo.

Se plantea el hacer una nueva obra para el año siguiente y
preparamos otra de Plauto, Los Menecmos, desde el mes de Octubre, con reparto de papeles a primeros de Noviembre, pero a primeros de julio se producen algunas bajas y hay que reajustar con urgencia el nuevo reparto,incorporando a Fernando, a la hija de Mª Luz y su compañero con muy pocos días para ensayos, continuando gracias a Fernando en la
iglesia.
A pesar de todo, la cosa se pone en marcha y con menos ensayos de los deseados se lleva a cabo la segunda representación de la compañia, con mejor funcionamiento del audio y un excelente escenario, (no nos cansaremos de agradecer a los artistas del decorado el magnífico trabajo de estos dos años), una estupenda tarde y gran afluencia de público, que creemos se lo pasó muy bien.
Para este próximo año 2005 esperamos que, una vez puestas las
primeras piedras de las representaciones teatrales por gente del
pueblo, se animen otras personas, preferiblemente jóvenes, en
continuar ésta ya pequeña tradición y monten una nueva obra para la diversión y alegría de nuestros vecinos y, sobre todo, del numeroso público que cada vez más visita nuestro pueblo durante las jornadas romanas.

Por tanto, animamos desde aquí a todos los que quieran crear ó
complementar el grupo existente a que nos lo digáis para que el teatro no sea cosa de unos pocos y que la participación sea mucho más intensa y numerosa de lo que es ahora.

José Temprado